Problemas Transporte y Almacenamiento

Transporte terrestre y por tubería, transporte de pasajero, transporte de mercancías, servicios de mudanza, actividades postales y de correos.

Problema: una amenaza para la empresa sobrevenida por la crisis del coronavirus.

Pulsa el botón +
para desplegar y conocer el problema en concreto

Problema por la preocupación creciente de los consumidores por la salud y pérdida de clientes

La crisis cambia las prioridades y las percepciones de los clientes, orientando su propensión de compra hacia los productos y servicios relacionados con la salud y el cuidado personal. En este sentido, la preocupación por la salud de los clientes se ha convertido en un problema que frena el consumo, pero a su vez constituye también una alternativa para ofrecer productos y servicios sanitariamente seguros y en una oportunidad para la empresa a la hora de realizar una apuesta.

Problema por el cambios de hábitos de los consumidores

La crisis del coronavirus ha modificado los hábitos de consumo de los clientes, un cambio de sus preferencias, cuestión que precisa de una adaptación flexible por parte de la empresa a los mismos. Los cambios de hábitos suponen un Problema para la empresa al perder cuota de mercado, a la vez que una Oportunidad para generar y reorientar las ofertas.

Problema por la crisis en las ventas de las actividades y negocios tradicionales

La crisis del coronavirus está poniendo en crisis muchas formas tradicionales de negocio y la viabilidad de muchas empresas. Al mismo tiempo vemos cómo se produce una necesidad de cambio y adaptación a las nuevas circunstancias (las tiendas improvisan la venta on-line y la distribución a domicilio, los profesores clases online, las empresas el teletrabajo…), pero las respuestas virtuales no son la única solución, otras posibilidades a considerar son el desarrollo de alianzas entre empresas, las colaboraciones inusuales, las asociaciones con competidores, la diversificación, etc. La crisis de las actividades y negocios tradicionales se convierte en un Problema a la vez que en una Alternativa para probar cosas nuevas a pequeña escala con la que reflotar la empresa.

Problema por la debilidad de los servicios de logística, distribución y cadena de suministro

La crisis del coronavirus y el cambio de hábitos que ha traído en el consumo se manifiesta en cuestiones como la logística y suministro de los productos y servicios, un ejemplo de ello es el crecimiento del almacenamiento, transporte y distribución, como es el caso de los servicios de «última milla». De esta manera están surgiendo negocios bajo modelos de gestión de logística colaborativa entre empresas, pudiendo atender las necesidades de las empresas locales que se manejan lotes pequeños mediante un servicio rápido asegurando la calidad y trazabilidad en el proceso. La debilidad de los servicios de logística, distribución y suministro constituyen un Problema para las empresas locales.

Problema por la dificultad de las empresas para el acceso a trámites y comunicaciones telemáticas

La crisis del coronavirus ha venido a acelerar los procesos de administración electrónica y la relación telemática entre administración y empresas. Aspectos tan elementales como la firma electrónica, los trámites corrientes con las administraciones, el acceso a licitaciones públicas o la simple recepción de notificaciones electrónicas de la administración con las empresas, constituyen un auténtico problema para muchas pequeñas empresas, como así lo han puesto de manifiesto en las encuestas realizadas. La dificultad de las empresas para el acceso a trámites y comunicaciones telemáticas representa un Problema para las empresas.

Problema para reorientación de las relaciones, comunicación y actividades presenciales a las virtuales (on-line)

La crisis del coronavirus ha limitado muchas de las actividades y relaciones de carácter presencial de la empresa con clientes o proveedores; las empresas que estaban adaptadas a las plataformas y relaciones virtuales han encontrado una ventaja competitiva en esta situación, mientras que para el resto supone un importante lastre. El estado de incertidumbre ha generado que muchas personas decidan evitar el contacto humano, una actitud que va a generar tendencia. Por ello, una solución consiste en incorporarse a las tecnologías virtuales (plataformas de streaming, videoconferencias, comunicación a través de las redes sociales, etc.). La reorientación de las relaciones, comunicación y actividades presenciales a las virtuales (on-line) suponen  una Alternativa a la vez que una Oportunidad para las empresas que decidan dar este salto.

Problema de recurrir a fuentes de financiación

La crisis del coronavirus ha producido un colapso en la actividad económica y un desajuste en las cuentas de las empresas que se traduce en desajustes de tesorería. La primera preocupación de la empresa es velar por las previsiones de tesorería, analizando todas las opciones para mantener una tesorería suficiente y analizando las diferentes líneas de crédito y ayudas públicas asociadas a la pandemia, para lo cual es muy importante conocer todas las ayudas disponibles, ya que son muchos los instrumentos públicos (europeos, nacionales, regionales, provinciales, comarcales…) que se han puesto en marcha para ofrecer soluciones. Recurrir  a fuentes de financiación para hacer frente a los problemas de tesorería constituye una Alternativa para las empresas.

Problema de reenfocar la estrategia de la empresa

La crisis del coronavirus ha supuesto una pérdida de clientes para muchas empresas, obligando a la búsqueda de nuevas estrategias empresariales para reestructurar la producción y el equipo de trabajo. Reenfocar la estrategia de la empresa supone un Problema para la empresa que a su vez se puede convertir en una Oportunidad.

Problema por el cambio brusco en las tendencias del consumo

La crisis del coronavirus ha provocado un cambio rápido en los hábitos y tendencias del consumo, cuestión que ha generado una pérdida en las ventas de las empresas, una circunstancia que coincide con la emergencia de nuevos productos, servicios y modas. El cambio brusco en las tendencias del consumo supone un Problema para la empresa.

Problema de adaptar permanentemente la empresa a Internet

La crisis del coronavirus está acelerando la conversión de la empresa física a virtual, una máxima que tiene más vigencia aún para el comercio al acelerar las compras y las relaciones con los clientes por Internet; el dicho tradicional de que quien no está en Internet no existe, ha pasado a ser una sentencia. Estar en Internet es ya una necesidad que va más allá de tener una página web, precisa de una presencia activa en Google Sites, perfiles en redes sociales, directorios online, plataformas de opiniones de usuarios… Todo este proceso es un continuo que exige actualización permanente, dedicación y recursos por parte de la empresa.

La adaptación permanente de la empresa a Internet representa un Problema para la empresa.

Problemas de logística para la entrega y distribución de los productos de la empresa

La crisis del coronavirus ha revolucionado los procesos de comercio electrónico y con ello las necesidades  de logística, distribución y entrega de los productos. La  rapidez y flexibilidad en la entrega se ha convertido en un factor de competitividad de las empresas. Los clientes demandan servicios de entrega más rápidos, una competición en la que están inmersas las empresas y que ha crecido con la crisis del coronavirus. Es normal la existencia de empresas que ofrecen entregas en el mismo día o incluso en pocas horas. La inversión en mejorar los servicios de entrega y el desarrollo de alianzas con empresas de distribución es una constante, en una espiral sin fin para facilitar la decisión de compra a los consumidores. Las empresas locales han manifestado las dificultades para distribuir y entregar sus productos, constituyendo un Problema para mejorar su competitividad.

Como ejemplo, Amazon, ya está probando el servicio de entrega de paquetes con drones.

Problema por la pérdida de ventas

La crisis del coronavirus ha traído como consecuencia la pérdida de ventas para un gran número de empresas, haciendo resentirse a los negocios; pero a su vez está generando nuevas oportunidades en determinadas áreas específicas (salud, turismo seguro, fabricación de equipos de protección personal…). Las nuevas necesidades de los clientes también crean oportunidades de innovación para quien se enfrenta a las crisis de una forma más adaptativa que defensiva. La pérdida de las ventas supone un Problema para las empresas, a la vez que se están generando nuevas Oportunidades en determinadas áreas.

Problema por la falta de adaptación de la empresa a las nuevas tecnologías relacionadas con la venta por Internet

La crisis del coronavirus ha acelerado la digitalización y el uso de las TICs por parte de la población en todo lo relacionado con el comercio electrónico y la compra por Internet, una realidad que ha cogido a pie cambiado a muchas empresas locales, un hecho que pone en tela de juicio su rentabilidad. La falta de adaptación de la empresa a las nuevas tecnologías relacionadas con la venta por Internet, venta por canal, venta a través de redes sociales… representa un Problema para las empresas.

Problema por la pérdida de clientela de la tercera edad

La crisis del coronavirus ha tenido en la tercera edad a la población más castigada, un aspecto que contribuye al cambio de hábitos de las personas mayores, incidiendo en la caída del consumo y pérdida de clientes habituales por parte de las empresas de restauración, tiendas, bares, lugares de ocio y recreo, etc. La pérdida de clientela de la tercera edad se ha convertido en un Problema para muchas empresas locales.

Problema por la dificultad de acceso y alto coste de artículos de protección personal

La crisis del coronavirus ha incrementado el número de necesidades y los costes para mantener abierta la actividad de la empresa. Un Problema generalizado que han manifestado las empresas es la dificultad y alto coste que suponen los artículos de protección para garantizar la seguridad sanitaria.

Problema para acceder a recursos sanitarios y de protección personal

La crisis del coronavirus ha generado la necesidad de incrementar los gastos para seguridad sanitaria y protección personal (señalización, mascarillas, reducción de espacios comerciales, reducción de aforo, máscaras, mamparas, gel…). Todos estos factores aumentan los costes a la vez que disminuyen los ingresos de las empresas, amén de la dificultad que supone el acceso a estos recursos. El acceso a recursos sanitarios y de protección personal supone un Problema para las empresas.

Problema para las empresas que organizan eventos o basan sus negocios en torno a esas actividades

La crisis del coronavirus ha generado una profunda crisis en aquellas empresas que basan su actividad en la organización de eventos (organización de ferias, teatro, congresos, atracciones…), así como las complementarias (comidas, recreativas…); para hacer frente a las restricciones relacionadas con la seguridad sanitaria es necesario implementar todas las medidas obligatorias, así como desarrollar nuevas propuestas creativas, por ejemplo, llevando al formato virtual aquellas actividades susceptibles de hacerlo buscando una interacción también virtual con sus clientes. Las consecuencias del coronavirus y sus restricciones suponen un problema para las empresas que basan sus actividades en torno a la organización de eventos.

Problema relacionado con la pérdida de mercado de lo que vende o fabrica la empresa

La crisis del coronavirus ha traído como consecuencia que muchas de las cosas que fabricaba o vendía la empresa han dejado de funcionar, siendo necesario adaptarse y responder a los nuevos retos con agilidad, un momento que puede ser oportuno para modificar el rumbo de la empresa, dando un giro estratégico y cambiando la producción hacia otras cosas que los clientes demandan, siguiendo el ejemplo del giro estratégico que grandes empresas como Nokia dieron en su momento (Nokia comenzó fabricando botas de goma y tras la irrupción de la telefonía móvil cambió su negocio a la fabricación de teléfonos). Cuando las prioridades cambian hay que leer los acontecimientos y ver la posibilidad de fabricar atendiendo a la demanda insatisfecha (respiradores, protectores, gel desinfectante, mascarillas, ocio seguro…). La pérdida de mercado de lo que se vende o fabrica constituye un Problema para la empresa.

Problema que representa el distanciamiento social

La crisis del coronavirus ha limitado los aforos, imponiendo las medidas de distanciamiento de las personas, cuestión que supone una disminución del número de clientes y el incremento de los costes de producción (medidas de seguridad e higiene). El distanciamiento físico representa un Problema para la empresa.

Problema para hacer frente a los trabajos y gastos de limpieza y desinfección

La creciente preocupación por la salud y la limpieza tras la crisis del coronavirus, así como la adaptación a las exigencias de la normativa, genera nuevos gastos para hacer frente a las necesidades de limpieza y desinfección, una realidad que entre otras cosas propiciará el impulso definitivo a la industria de los robots y asistentes del hogar, una industria que venía experimentando un gran crecimiento y que se convertirá en tendencia en los próximos años.

Hacer frente a los trabajos y gastos de limpieza y desinfección se convierte en un Problema para las empresas.

Problema de aplicar los procesos de uso y gestión de datos a la empresa (big data)

La crisis del coronavirus ha acelerado la implantación de las nuevas tecnologías por parte de las empresas para optimizar la información que manejan y convertirla en resultados, los datos han pasado de ser registros de información a materia prima esencial para crear valor con ellos.  El manejo de enormes masas de datos y su gestión aplicada a la toma de decisiones será uno de los principales instrumentos para la competitividad de las empresas. El uso de toda la información referida a los clientes, proveedores o servicios representa una caudal que exige una estrategia y un plan para su manejo . Sin embargo las empresas locales han manifestado sus dificultades para trabajar con los datos y convertirlos en valor.

Las dificultades de acceso a la aplicación de los procesos de uso y gestión de datos supone un Problema para las empresas.

Problema de adaptarse a un cliente que busca la personalización total

La crisis del coronavirus ha acelerado la adaptación de las empresas a las necesidades del cliente, un cliente que ha cambiado y variado su forma de comprar y relacionarse con los productos y los servicios; cada vez más informado, concienciado y conectado. Bajo esta premisa, la empresa ha de adaptarse a un cliente que busca la personalización total, un cliente que prefiere ir a comprar a un establecimiento donde conozcan su nombre, historial de compra, preferencias, etc.

Adaptarse a un cliente que busca la personalización total constituye una serie de costes adicionales, lo que se convierte en un Problema para la empresa.

Problema por la necesidad de adaptación a nuevas formas de comunicación y relación con los clientes

La crisis del coronavirus ha traído una nueva forma de comunicación de la empresa con los clientes, reforzando los mecanismos de relación a través de las videoconferencias (Skype, Zoom…) para mantenerse en contacto  permanente a través de las redes sociales (Facebook e Instagram Live, YouTube, M-commerce, WhastApp, etc.), una situación que ha cogido a pie cambiado a las empresas locales, obligándolas a un esfuerzo de adaptación a estas nuevas realidades. Las nuevas formas de comunicación  y relación con los clientes representan para las empresas un Problema que exige esfuerzo y recursos, a la vez que supone una Alternativa y una Oportunidad para incrementar su negocio.

Problema por las exigencias de renegociación de las ofertas y los precios de los productos y servicios por los clientes

La crisis del coronavirus ha alterado por completo las relaciones comerciales entre las empresas, generando todo tipo de desequilibrios y abriendo el espacio para la renegociación y búsqueda de ofertas nuevas por parte de las empresas. Desde este punto de vista, la renegociación de las ofertas y el precio de los productos y los servicios se convierte en un Problema para la empresa que puede ver alteradas a la baja su previsión de ingresos, a la vez que se convierte en una Alternativa para renegociar los precios de los productos y servicios de los proveedores.

Problema por la adquisición de nuevos hábitos de los consumidores durante la crisis

La crisis del coronavirus genera cambios de hábitos duraderos en los consumidores, en un proceso cultural de adquisición de habilidades tecnológicas y adaptativas (teletrabajo, compras por internet, adopción de nuevas tecnologías…), cuestión que puede poner en tela de juicio la propia supervivencia de la empresa. La adquisición de nuevos hábitos de los consumidores durante la crisis puede suponer un Problema para las empresas que no se adapten, a la vez que en una Alternativa y una Oportunidad para quienes se enfoquen en las nuevas propensiones y necesidades.

Problema por la caída de la facturación

Una de las principales consecuencias de la crisis del coronavirus ha sido la caída de la facturación, una de las principales eventualidades a las que tienen que hacer frente las empresas locales, situación que obliga a la reinvención de la propia empresa a través del desarrollo de nuevas estrategias, como por ejemplo, la reorientación de sus productos y servicios hacia una clientela con alto nivel adquisitivo. La caída de la facturación representa un Problema para la empresa.

Problema por ausencia de colaboración y cooperación empresarial

La crisis del coronavirus pone en evidencia la necesidad de cooperación entre las empresas para ganar en competitividad: para ahorrar en costes de logística, comercialización, distribución, venta por Internet, etc. La colaboración entre empresas es necesaria para aunar esfuerzos y ganar cuota de mercado, algo que no está presente en la cultura de trabajo. La ausencia de colaboración y cooperación representa un Problema para las empresas.

Problema por desabastecimiento de productos y servicios por los efectos de la centralización productiva

La focalización y especialización en la fabricación de ciertos productos ha generado problemas de desabastecimiento y carestía de materias primas. La imposibilidad de acceder a China y otros mercados a causa de la pandemia ha provocado un alto impacto en los sistemas de suministro y ha puesto de manifiesto las carencias de la producción centralizada, así como la necesidad de un abastecimiento de componentes más distribuido, coordinado y rastreable en múltiples geografías y proveedores, manteniendo al mismo tiempo las ventajas de las economías de escala. En esta línea, se hace necesario replantearse la producción local no solo de suministros para la protección personal (mascarillas, respiradores…), sino toda una serie de componentes para la producción de un gran número de productos, abriéndose una oportunidad para el desarrollo de servicios que ayuden a vincular múltiples compradores con múltiples proveedores de manera confiable a través de una ‘malla’ de cadenas de suministro. El desabastecimiento de productos y servicios por los efectos de la centralización productiva representan un Problema para las empresas.

Problema para pasar de las relaciones y comunicación presencial a la on-line

La crisis del coronavirus ha limitado muchas de las actividades y relaciones de carácter presencial de la empresa con clientes o proveedores; las empresas que estaban adaptadas a las plataformas y relaciones virtuales han encontrado una ventaja competitiva en esta situación, mientras que para el resto supone un importante lastre. El estado de incertidumbre ha generado que muchas personas decidan evitar el contacto humano, una actitud que va a generar tendencia. Por ello, una solución consiste en incorporarse a las tecnologías virtuales (plataformas de streaming, videoconferencias, comunicación a través de las redes sociales, etc.). El cambio de las relaciones presenciales por las on-line supone un Problema para muchas empresas que aún no se han incorporado a esta cultura de trabajo.

Problema relacionado con la tesorería

La crisis del coronavirus ha producido un colapso en la actividad económica y un desajuste en las cuentas de las empresas que se traduce en desajustes de tesorería. La primera preocupación de la empresa es velar por las previsiones de tesorería, analizando todas las opciones para mantener una tesorería suficiente y analizando las diferentes líneas de crédito y ayudas públicas asociadas a la pandemia, para lo cual es muy importante conocer todas las ayudas disponibles. La tesorería constituye un Problema para la empresa.

Problema relacionado con la digitalización y automatización de la empresa

La crisis del coronavirus ha venido a acelerar la digitalización y automatización de los procesos de producción y trabajo en la empresa, tendiendo a reducir los costes de personal. Los criterios de más eficacia, menos personal, menos costes o más seguridad sanitaria, constituyen una tendencia cada vez más generalizada por parte de las empresas. Empresas y tiendas con muchos clientes y poco personal es un objetivo que debes plantearte en función de las características propias de cada negocio. Sin embargo las empresas locales manifiestan una carencia en la aplicación de los procesos de digitalización y automatización. La digitalización y automatización representan un Problema para la empresa.

Problema para establecer los canales y medios para llegar al cliente y establecer la comunicación más efectiva

La crisis del coronavirus está provocando el desarrollo de nuevos canales y medios para llegar al cliente, siendo necesario el análisis de los canales y medios que mejor se adaptan y tienen una mayor traducción en ventas de la empresa, todo ello de cara a establecer una estrategia de comunicación y venta más efectiva. Para hacer esto efectivo se deben conocer algunas cuestiones como la procedencia de las visitas, los medios por los que los clientes han conocido la empresa, los factores que inciden en la decisión de compra… Una decisión esencial para la toma de decisiones. Las empresas locales manifiestan el Problema de establecer los canales y medios para llegar al cliente y establecer la comunicación más efectiva.

Problema de la empresa para enfrentar las necesidades de marketing y publicidad.

La crisis del coronavirus está agudizando la imaginación de las empresas para captar, mantener y fidelizar clientes; cuestión por lo que las empresas  tienen que incrementar unos gastos en marketing y publicidad. Para hacer frente a estas contingencias es necesario el desarrollo de nuevas estrategias como la comunicación con el cliente a través de redes sociales, listas de distribución, ofrecer contenidos originales, pedir la recomendación al cliente sobre los productos o servicios de la empresa….

Enfrentar las necesidades de marketing y publicidad constituye un Problema para la empresa.

Conoce las
Ayudas disponibles
para poder solucionar estos problemas.